jueves, 13 de septiembre de 2007

El Balcón de Butarque

NO PERDEMOS MUCHO
Begoña Guevara

Esta semana Guadalupe Bragado, la que fue alcaldesa de Leganés durante 23 días a comienzos de verano, presentó su renuncia al acta de concejala. Esta renuncia se produce porque Guadalupe fue nombrada el 30 de agosto, directora General de Juventud de la Comunidad de Madrid, cargo incompatible con el de concejal.

La historia de Bragado ha sido, sin duda, efímera, pocos días de alcaldesa con un grupo popular mayoritariamente enfrentado a ella, dimisión de alguna de sus concejalas en pocos días. Después moción de censura anunciadísima lo que le provocó una gran pataleta además de, posiblemente, uno de los peores veranos de su vida. Y ahora, después de unas fiestas con cara de cabreo nos deja para ser… la manda más de juventud de la Comunidad de Madrid… ¿no hay jóvenes en nuestra región más preparada para eso?

No me negará mi compañero de blog, Augusto Vidal, que esto sí que ha sido un esperpento, aunque por sus ideas no se atreva a reconocérmelo. Poco ha perdido Leganés y muy poco también el partido popular local.

Su aportación a nuestro municipio no pasa más allá del número de la revista municipal La Plaza más nefasto de los 125 que ya ha publicado, que, más que una revista municipal parecía el “book” de su primera comunión, posando con el bastón de bando municipal como si de su amuleto se tratase. No ha sido su amuleto señora Bragado, más bien ha sido su maldición, una maldición que quizá ha caido sobre usted al haberlo maltratado como lo ha hecho.

Por cierto querida Guadalupe, yo y todos los pepineros te agradeceríamos que, antes de irte, nos devuelvas el escudo de Leganés arrancado de su empuñadura.